Cultura

Teresa González Corona, un orgullo mexicano

Teresa González es la primera mexicana en ser aceptada en la Academia de Arte Teatral Ernst Busch en Alemania. Una de las academias más famosas en el mundo, inclusive por tener la tasa más baja de admisión que Harvard.

Por cada generación aceptan 25 personas y muy rara vez extranjeros. Teresa González es la excepción, pues fue admitida el mismo día de su audición.

Teresa nos cuenta a detalle cómo fue el trayecto, su preparación y lo que le espera próximamente.

Un orgullo para los mexicanos y una joven brillante que promete mucho en el mundo de la actuación.


¿Desde cuándo empezó tu interés por el arte y la actuación? 

Desde niña lo tuve. Yo creo que sobre todo fue a partir de ver películas con mi abuela desde que tengo uso de razón… Vimos de todo, desde Almodóvar, Fellini, Chabrol, Francois Ozon, Fassbinder hasta Black Mirror. Vimos películas hasta los últimos días de su vida. Desde niña la ficción me pareció de lo más fascinante que hay. 

¿Qué etapa de tu vida es la que más te ha marcado como persona? 

Creo que tal vez mi tiempo en la ENAT (la Escuela Nacional de Arte Teatral de Bellas Artes) donde he aprendido muchísimo de mis maestros: Fernando Martínez Monroy, Martín Acosta, Indira Pensado, Jesús Díaz, Muriel Ricard, Aída López y muchos otros. 

Pero sobre todo fue una etapa en la que aprendí más que nada de mis compañeros de la ENAT. Fue una etapa de total descubrimiento de mi misma y del teatro y  siempre he pensado que sobre todo se lo debo mi grupo de actuación. 

Fuiste apoyada por varias instituciones mexicanas, ¿cómo consideras que ha sido su apoyo durante este tiempo y sobre todo en estos momentos? 

Estoy muy agradecida con la ENAT, el INBAL, la SRE por su reconocimiento. Agradezco que me estén apoyando, me siento muy honrada y muy agradecida de estar siendo apoyada para poder lograr esta formación en una de las mejores escuelas de actuación de mundo. 

¿Cuál es tu objetivo principal en este camino que apenas empiezas? 

Aprender. Entender la actuación a través de otra cultura y desarrollarme como actriz a partir de mi identidad como mujer, como mexicana y como alguien que siempre ha querido convivir con otras realidades. 

¿Cuánto tiempo tomó prepararte para las audiciones? ¿Te esperabas que el resultado fuera tan inmediato? 

Me preparé muy intensamente con mis personajes para las audiciones en la Ernst Busch al final del año pasado. Audicioné con un monólogo del personaje de April Wheeler de Revolutionary Road. Lo escribí yo -porque originalmente es una escena- basándome en la película de Sam Mendes y el libro de Richard Yates, Revolutionary Road. En español se llama Solo un sueño. No me importó que fuera la escuela más clásica del mundo y que pidieran solamente textos dramáticos. Un día, mientras ensayaba monólogos de Ibsen y Shakespeare, April apareció en mi cabeza como el personaje con el que iba a audicionar y confié en eso. 

Mi otro personaje fue Adela de La casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca y eso fue una alegría enorme porque la fuerza de García Lorca es inagotable y te mueve desde las entrañas. 

Y bueno, aprendí alemán en dos años y medio, en México, mientras estudiaba actuación… así que hacer esas audiciones fue una gran apuesta. No esperaba que fuera tan inmediato y me sentí muy feliz de que mi trabajo y mi intuición hubieran dado ese resultado. 

¿Hay alguna persona en especial a quien le dediques parte de tu éxito? 

Además de a mi abuela, Teresa del Conde, a mi papá, quien ensayaba conmigo a pesar de no entender una palabra de alemán. A mi maestro de alemán, Manuel. 

¿Qué fue para ti lo más importante en la preparación? 

La confianza en el trabajo de cada día y en lo que soy.  

¿Qué consejos le darías a alguien como tú que está en busca de sus sueños? 

Que tenga el valor de luchar por ellos, la integridad para responsabilizarse de ellos y la apertura de aprender de todas las personas con las que se tope en su camino. Hacer las cosas con alegría. 

¿Qué es lo que te espera a futuro? ¿ Cómo te visualizas?

Actuando en un teatro. También me gustaría muchísimo hacer cine y series. Actuando en una ficción poderosa, como Revolutionary Road, como las que me han cambiado la vida a mí.

¡Enhorabuena!

 

Deja un comentario

%%footer%%