SALUD

Cómo usar de manera adecuada tu cubrebocas

La nueva normalidad llega para quedarse y para aprender a vivir con ella de manera adecuada. 

Aquí te dejamos seis maneras de cómo usar tu cubrebocas correctamente.

Primero lávate las manos

El lavado de manos, varias veces al día y durante al menos veinte segundos, es uno de los principales gestos de barrera para prevenir cualquier transmisión del virus. Esta regla también se aplica al manejar la máscara.

Agarra el cubrebocas por los lazos

Incluso si se lavan las manos, la máscara debe tomarse con pinzas. Se debe de tener cuidado de identificar la cara interna y externa de antemano, que a veces son difíciles de reconocer en una máscara de tela. Luego, se agarra por los lazos o bandas de goma y luego se coloca sobre la nariz, cubriendo bien la boca y estirándola bien debajo de la barbilla.

Hay que colocarlo correctamente en la cara, detrás de la cabeza o las orejas y … no lo toques más. Para quitarlo definitivamente, agarra los lazos nuevamente, especialmente evitando tocar la cara externa de la máscara.

Olvida los guantes

Después de la máscara, los guantes completan la parafernalia de tu atuendo para ir de compras. ¿Pero son realmente necesarios? No. Según especialistas, éstos acumulan todos los microorganismos externos y aumentan el riesgo de transmisión si se toca la cara.  Los estudios demuestran que los usuarios de guantes se tocan la cara con mucha más frecuencia y tienen más probabilidades de infectarse.

Evita quitarlo parcialmente

Si te sientes incómodo con la máscara, es posible que la quieras bajar por un breve momento, debajo de la nariz o alrededor del cuello. Mala idea según el médico Pierre Parneix. «Las membranas mucosas nasales y orales son vectores de transmisión del virus y, por lo tanto, no deben exponerse, incluso si este gesto dura poco tiempo», explica el profesional de la salud. Además, si hemos tocado superficies mientras tanto, nuestras manos pueden contaminarse y así transmitir el virus cuando se vuelve a colocar la máscara «.

Respira con cuidado si tienes lentes

La máscara puede en ciertos casos molestar a los usuarios de anteojos y hacer que estos últimos parezcan neblina. Un fenómeno que puede explicarse según Pierre Parneix «por una exhalación nasal demasiado fuerte». «La máscara intentará bloquear este aire y escapará a los anteojos», observa el profesional de la salud. Esta es una prueba de que la protección funciona «. Para remediar este inconveniente, el oficial médico de salud aconseja respirar suavemente.

Cambia tu cubrebocas cada cuatro horas

Según las recomendaciones de Afnor, una máscara de tela debe cambiarse al menos cada cuatro horas y tan pronto como se moje. Al igual que la máscara quirúrgica de papel que permanece desechable.

Si la persona trabaja fuera del hogar, la organización recomienda planificar tres veces al día, una por la mañana, otra por la tarde y una última emergencia. Pero, ¿qué pasa si no puede esperar a la hora del almuerzo para comer algo, fumar un cigarrillo o tomar un vaso de agua?

El Centro Hospitalario de la Universidad de Nantes explica cómo quitarse la máscara temporalmente, asegurándose de tocar solo una banda de goma y dejar que la máscara cuelgue suavemente por el costado. «Si respetamos las precauciones de manejo, no es molesto volver a ponerlo varias veces al día si no se usa todo el día», agrega el oficial médico de salud Pierre Parneix.

En caso de que necesites hacer una llamada telefónica, no es necesario quitarse la máscara.


Deja un comentario

%%footer%%