Cultura

Tina Modotti, la fotógrafa italiana que se enamoró de México

Modotti, una joven apasionada por la fotografía libre en los años veintes, hoy en día es reconocida como una figura del arte moderno.

Libre y comprometida

Assunta Adelaide Luigia Modotti, conocida como Tina, nació en 1896 en Udine, Italia, en una familia pobre de seis hijos. «Su origen familiar, que al mismo tiempo es cálido, abierto al mundo y ya político con padres socialistas, le dio las bases para una vida libre sensible a la miseria de la gente», dijo Marí Domini, presidenta del Comité Modotti de Udine. Este comité, creado en 1989 y dedicado al trabajo de Tina Modotti, inició una exposición muy completa presentada el verano pasado en Tolmezzo, Italia.

A los 12 años, Tina trabajó en una fábrica textil para mantener a su familia. A los 17 años, en 1913, se fue a San Francisco, para reunirse con su padre y su hermana mayor, quienes se habían radicado allí durante unos años. Y allí, su vida se acelera. Trabajó en un taller de ropa, se convirtió en modelo, actuó en el teatro en Little Italy y conoció a un joven pintor y poeta bohemio, Roubaix de l’Abrie Richey, conocido como Robo, con quien se casa tiempo después.

México, su paraíso eterno

En el medio artístico que frecuentaba entonces, conoció a Edward Weston (1886-1958), fotógrafo, casado, padre de cuatro y ya famoso pionero de la fotografía heterosexual pura al estilo americano. Ella se convierte en su modelo y vive con él un amor apasionado. En 1922, Robo murió mientras viajaba por México. Tina Modotti descubre entonces este país bajo la luz excepcional, que ejerce en ella una fascinación inmediata. Un año después, llevó a Edward Weston y a uno de sus hijos allí. Hicieron un trato: ella accedió a ser su asistente, a dirigir su estudio, a cambio de que él le enseñe fotografía. Se instalan en un México posrevolucionario en medio de un renacimiento cultural.

El mundo muralista de México

Se hicieron amigos de los artistas e intelectuales que fueron su alma vibrante: los muralistas Diego Rivera -a quien servirá de modelo para algunos de sus frescos-, David A. Siqueiros y José Clemente Orozco, Jean Charlot o Manuel Álvarez Bravo, que todos eran cercanos al Partido Comunista.

No era sólo para ella describir el mundo, sino acercarse lo más posible a objetos, ideas y personas. Inconformista por naturaleza, fue una de las primeras mujeres en usar jeans… Fue durante una de sus famosas fiestas cuando Diego Rivera conoció a Frida Kahlo. Tina rápidamente se liberó del maestro y encontró una estética propia. Centra su atención en la forma, el cuerpo y reproduce con evidente placer todo lo que la fotografía le ofrece: nitidez, objetividad, encuadre.

Sus imágenes reflejan su vida, su entorno y la atmósfera del entonces México, con sus retratos de artistas, sus fotos casi abstractas de plantas, arquitectura o elementos urbanos como fotos de cables telegráficos tendidos sobre el cielo. Tina también se centra mucho en los niños, el día a día de la gente -en manos de un trabajador o una lavandera, por ejemplo- y la miseria de las calles. Fue una fotógrafa que reflejó un México real y revolucionario.

Últimos años

Por su inclinación política (comunista), unos meses después, Tina fue expulsada de México. Refugiada en Berlín por falta de inspiración y recursos, abandonó la fotografía y se fue a Moscú donde encontró a Vittorio Vidali. Este militante comunista -comandante Carlos de la Guerra Civil Española-, que conoció alguna vez en la Ciudad de México, se convierte en su compañero. Juntos, trabajaron para el partido, con Secours Rouge y los refugiados, luego partieron hacia España durante la guerra civil. Tras la victoria de Franco en 1939, Tina regresó de incógnito a México, donde murió de un infarto en un taxi una noche de enero de 1942 a la edad de 45 años.

«Encontró la fuerza y ​​la energía para independizarse, especialmente a través de la fotografía, que utilizó como utópica, como instrumento de liberación personal, política y social».

Marta Gili, la actual directora del Jeu de Paume de París.​ Madame Figaro

Deja un comentario

%%footer%%