Cultura loftemagazine TIPS

Gabriela Lira: Cuando la cocina se vuelve un símbolo de empoderamiento

Por Jimena Sánchez

Gabriela Lira Rosiles es una escritora mexicana que cuenta con su propia columna Favela Chic en el periódico La jornada Aguascalientes (LJA). Su trabajo como escritora es impresionante ya que ella trata temas delicados como el feminismo, violencia, cultura popular con humor y a veces un poco de sarcasmo sin dejar el respeto a lado. También es fundadora de «Cocina para Feministas», una cuenta en la que comparte recetas de comida hecha en casa, donde muchos de los ingredientes son sanas y deliciosas al mismo tiempo, cabe mencionar que muchas de estas recetas son veganas.  

En su columna Favela Chic, «Cocina para Feministas» nos comparte su viaje por medio de la cocina. Lira nos habla sobre como a lo largo de la historia, el papel de la cocina ha sido delegado para las mujeres como parte de una cultura machista. Esta idea hizo que nunca se interesara por la cocina hasta los 30 que comenzó a vivir sola y se dio cuenta que básicamente no se puede vivir de pura comida instantánea y procesada lo cual la hizo comenzar este proceso interno sobre lo que significa el saber cocinar.  Tanto la cocina, como la literatura despertó su curiosidad sobre los límites que estas podían alcanzar. Esto despertó una gran pasión por la cocina, lo cual ha hecho que haya pasado horas aprendiendo,  perfeccionando y reinventando sus platillos.

Y es que la cocina ha sido el terreno de batalla para muchas mujeres debido a los prejuicios sexistas que existen; si una mujer cocina bien es su trabajo, en cambio si un hombre lo hace bien, es un chef. Tanto la cocina como la literatura son campos laborales en los cuales siempre se ha llevado la batuta masculina, por lo que Gabriela Lira ha preferido tomar la sartén por el mango y transmitir sus ideas e ideales también por medio de la cocina con «Cocina para Feministas».

Si te interesa más su trabajo, puedes seguir su Instagram donde se encuentra como @cocina_para_feministas o leer su columna en «Cocina para feministas»

Deja un comentario

%%footer%%